Las abejas, miel de vida

La abeja debe ser uno de los insectos más importantes para la sobrevivencia humana. Bien lo resumía Albert Einstein, al decir que si se acaban las abejas termina en poco tiempo la vida humana. Cerca del 1600, un militar y escritor español de nombre Alonso González de Nájera se encontró con un grupo de Mapuche que sacaba miel desde el suelo. Decía que las abejas de Malleco son distintas a las que hay en España, pero que “las hay de otras muchas especies o diferencias, y así no falta miel.”

El principal producto de las abejas es la miel. Su consumo es altamente recomendado por ser una fuente de gran energía, estimula la formación de glóbulos rojos por el ácido fólico, ayudando también a incrementar la producción de anticuerpos. Además, es antiséptico, antibiótico, preservante, endulzante natural y aporta calorías sin aumentar las grasas. Junto con la miel, las abejas también producen el polen, los propóleos, la cera, la apitoxina y la jalea real. Se estima que cerca del 75% de la flora silvestre se poliniza gracias a la acción de las abejas; y casi el 40% de frutas y verduras con las cuales nos alimentamos procede de la acción polinizadora de las abejas.

Se estima que en Chile cada persona consume por año, cerca de 100 gramos de miel, muy por debajo de lo que comen en otras latitudes. O sea, una muy pequeña parte de la miel producida se consume efectivamente en Chile. En la sociedad, cada año aumenta la conciencia sobre cuán importante son las abejas para la sobrevivencia humana y así lo debemos asumir en Malleco.

Anuncios