Wetripantü, el retorno del sol

IMG_20140622_125210[1]

Escribe: Gonzalo Garcés-Guzmán (antropólogo)

Entre el 21 y el 24 de junio de cada año, el sol se encuentra en su punto más alejado de la Tierra, emprendiendo su retorno hasta alcanzar su máxima cercanía el 21 de diciembre, para volver a alejarse. En la noche de San Juan (24 junio) se mezclan costumbres católicas llegadas de Europa, y costumbres originarias Mapuche de Malleco. El We –nueva- Tripan –salida- Antü –sol-, es la fecha en que se produce la noche más larga del año, y marca el inicio de las lluvias más intensas. Se purifica la tierra para la renovación de la naturaleza y para el inicio de los nuevos sueños y sembrados. We Tripantu, es la nueva salida del sol.

Los Mapuche se preparan con mucho ánimo para esta fiesta, preparando en sus casas los alimentos que compartirán con sus familias, amigos e invitados. También se preparan los equipos para jugar el palín, que en la antigüedad se disputaba entre dos comunidades, con unas 15 personas por lado y ganaba quien convertía 4 puntos de ventaja. También es costumbre ir a bañarse al río de madrugada, para recibir el nuevo ciclo con el cuerpo y alma limpios, y posteriormente dirigirse al rewe a recibir las energías del nuevo sol.

wetripantu

El sol –antü– cumple múltiples papeles y funciones en la vida cotidiana de los hablantes del Mapudungún (el Hablar de la Tierra): se obtienen energías –newen-, nos ubicamos en el tiempo y designa un día completo o un momento de el.

Fachantü -hoy día-, Rangiantü -el mediodía-, Nagantü o rupaiantü -el atardecer-, y konantü -puesta del sol-. Antü sale en las primeras horas de la mañana por el Puelmapu –tierras del este-, y se oculta en el Lavkenmapu –tierras ribereñas y costeras del oeste-.

VER El sol, la luna y las estaciones Mapuche

Anuncios

Un comentario sobre “Wetripantü, el retorno del sol

Los comentarios están cerrados.